Vegetación

Las modificaciones llevadas a cabo por el hombre, principalmente en el tercio inferior del territorio, y la accidentada orografía de éste, han provocado la convivencia conjunta de especies características de varias comunidades, lo que complica la delimitación precisa de las formaciones vegetales.

La síntesis de vegetación que aquí presentamos, basada en trabajos anteriores realizados en la zona (Guinea, 1946; De Castro & De la Calle, 1985; Fa, 1991; Pérez de Val, 1993), no es un estudio detallado, simplemente hemos reflejado aquellas formaciones o sistemas que por su interés paisajístico o su extensión consideramos más importantes de Guinea Ecuatorial. Hemos agrupado la diversidad de las formaciones vegetales en tres grandes grupos según el nivel de antropización, siendo las formaciones primarias las menos perturbadas por el hombre. Fa (1991) indica que las formaciones que aquí denominamos secundarias y terciarias corresponderían a etapas posteriores en una hipotética sucesión de la pluvisilva.

Formaciones Primarias

Formaciones litorales

Desde el litoral hacia el interior, en primer lugar se encuentra un cinturón de vegetación costera en el que destacan como especies arbóreas Terminalia cattapa (Combretaceae), Cocos nucifera (Palmae) o Poga oleosa (Anisophylleaceae).

Tras esta formación litoral, se extiende una franja de praderas de 2 km de anchura dominada por Gramineae como Panicum sulcatum o Cynodon dactylon y Cyperaceae siendo frecuentes Cyperus articulatusEleocharis mutataFimbristylis dichotomaRemirea maritima o Scleria foliosa. Esta franja es surcada por torrentes que prolongan, en una galería forestal, el bosque inmediato.

En zonas bajas, sobre suelo cenagoso, o en el estuario de los ríos más importantes, aparecen manglares, siendo su elemento principal Rhizophora mangle (Rhizophoraceae), estando a veces asociado con Avicennia nitida (Avicenniaceae). En las zonas superiores al límite de las mareas el manglar pierde protagonismo y se mezcla con Leguminosae, como Herminiera elaphroxilonPandanaceae, como Pandanus candelabrum, o Amaryllidaceae como Crinum natans.

El bosque de baja altitud, desde el litoral hasta unos 700 m, ha sido transformado por el hombre, fundamentalmente desde finales del siglo pasado, en monocultivos de cacao.

Tras estas formaciones litorales pasamos a un bosque denso (pluvisilva) en el que aparecen diversas formaciones florísticas, aunque sin grandes diferencias entre las más próximas a la zona litoral y las del interior. En líneas generales, según De Castro & De la Calle (1985: 47), al aproximarnos al litoral aumenta la densidad de Guibourtia tesmannii (Leguminosae-Caesalpinioideae) o Caloncoba echinata (Flacourtiaceae).

Pluvisilva tropical

Representa el estado de bosque maduro dentro del dominio de la selva guineo-congoleña (White, 1983). En Guinea Ecuatorial, sobre todo en Bioko, presenta variaciones semejantes a las que encontramos en la región del S de Camerún y Nigeria. Se desarrolla en los espacios con nula o escasa perturbación antrópica, tanto en la isla como en la región continental. Presenta un estrato superior de 50-60 m de altura y un nivel intermedio de 30-35 m correspondiente a los árboles jóvenes. Tiene sotobosque poco desarrollado y aclarado consecuencia de las limitaciones lumínicas. Las especies más frecuentes son: Pterocarpus soyauxii (Leguminosae-Papilionoideae), Tieghemella africana (Sapotaceae), Brachystegia mildbraedii (Leguminosae-Papilionoideae), Canarium velutinum (Burseraceae), Erythrophleum ivorense (Leguminosae-Caesalpinioideae), Uapaca guineensis (Euphorbiaceae), Dacryodes buettneri (Burseraceae) y Parkia bicolor (Leguminosae-Mimosoideae).

Bosque de montaña

Situado entre 700 y 1800 m, caracterizado por la presencia de helechos arborescentes del género Cyathea. Esta banda altitudinal incluiría el bosque ombrófilo submontano en Guinea Ecuatorial y el bosque de nieblas de Monte Camerún. Según Pérez de Val (1993: 11) la precipitación media oscila entre los 3000 y 4000 mm y poseen una humedad atmosférica muy elevada consecuencia de la presencia permanente de nubes. Los árboles pierden porte y aparecen cubiertos de abundantes epífitas. Desaparecen las cinco especies de palmeras que viven en el bosque de baja altitud y junto con Cyathea usambarensis y otros helechos arborescentes aparecen Macaranga occidentalis (Euphorbiaceae) y Cephaelis densinervia (Rubiaceae). El sotobosque es poco enmarañado y está tapizado de Commelinaceae (Palisota barteriP. manniiCommelina sp.pl.), Zingiberaceae (Aframomum sp. pl.), Marantaceae (Marantochloa sp.pl.), Acanthaceae (Brillantaisia vogelianaAdhatoda orbicularis), Urticaceae (Elatostema welwitschii), Rubiaceae y abundantes helechos del género Dryopteris.

Bosque de araliáceas

A partir de los 1800 m y hasta aproximadamente los 2500 m aparece el bosque de Araliaceae, caracterizado por especies de esta familia como Polyscias fulvaSchefflera mannii y S. hierniana.

La humedad atmosférica disminuye notablemente, tanto por el descenso de las precipitaciones como por la elevada insolación. Las nieblas no son persistentes como en el caso anterior aunque también caracterizan este bosque. Los musgos y helechos que predominan el estrato epifítico del bosque montano dan paso a numerosos líquenes que soportan mejor situaciones temporales de baja humedad.

El sotobosque está formado fundamentalmente por Crassocephalum mannii (Compositae), Mimulopsis solmsii (Acanthaceae) e Hypericum lanceolatum (Guttiferae).

Formaciones de ericáceas

A partir de los 2500 m, y hasta la cima, las Ericaceae Aguaria salicifolia y Philipia mannii, junto con Hypericum lanceolatum, que aquí tiene porte arbustivo, son las especies predominantes.

A partir de 2700 m, praderas de Gramineae y Cyperaceae alternan con esta formación arbustiva.

Pérez de Val (1993: 13) prefiere considerar un solo "piso de vegetación", De Castro y De la Calle (1985: 18) sin embargo, aumentan la extensión de estas praderas y consideran un "piso alpino" que se extiende desde los 2500 m hasta la cumbre.

Bosque monzónico

En la zona sur de Bioko, menos perturbada, el intenso régimen de precipitaciones permite que encontremos en las zonas más bajas especies típicas del bosque de montaña adaptadas a mayor pluviosidad. El bosque del sur de Bioko está considerado, por ello, de tipo monzónico (Pérez de Val, 1993: 10) y no se ajusta a los límites altitudinales anteriores.

Formaciones de los cerros cúpula

Estas formaciones están dominadas por praderas de Gramineae y Cyperaceae. Son típicas en estos enclaves, además de estas herbáceas, especies que en el bosque maduro alcanzan máximo desarrollo y en los cerros cúpula tienen porte arbustivo. Emilio Guinea (1946: 186) las engloba dentro de la petrideserta, "asociaciones vegetales que revisten el roquedo, los troncos de los árboles o bien viven de los detritos terrosos acumulados en las grietas de las rocas".

Plantas características de los afloramientos graníticos son: Urera kamerunensis (Urticaceae), Elephantopus scaber (Compositae), Afrotrilepis pilosa (Cyperaceae), Eragrostis aspera (Gramineae), Triumfetta rhomboidea (Tiliaceae), Polypodium phymatodes (Polypodiaceae), Scleria foliosa (Cyperaceae), Entada gigas (Leguminosae-Mimosoideae), Oldenlandia peltospermum (Rubiaceae), Solenostemon ocimoides (Labiatae) y Enicostema latilobum (Gentianaceae).

Formaciones secundarias

Son ecosistemas heterogéneos, por los que es difícil transitar y con escasa visibilidad, formados por árboles de unos 20 m de altura. Tiene como especies características: Pycnanthus angolensis (Myristicaceae), Terminalia superba (Combretaceae), Aucoumea klaineana (Burseraceae), Chlorophora excelsa (Moraceae) y Caloncoba welwitschii (Flacourtiaceae). Tienen un sotobosque bien desarrollado representado fundamentalmente por palmeras trepadoras, como Oncocalamus mannii (Palmae) y Laccosperma acutifolium (Palmae), además de Halopegia azureaMegaphrynium velutinum o Haumania danckelmaniana (Marantaceae), lianas, como Cissus lamprophylla (Vitaceae) y abundantes epífitas.

Formaciones terciarias

En los terrenos de fincas abandonadas aparecen formaciones de hierbas de gran tamaño dominadas por el género Aframomum (Zingiberaceae) que dan paso a un estadío más avanzado dominado por Musanga cecropioides (Cecropiaceae), de unos 10-15 m de altura, donde además de Aframomum encontramos otras especies arbustivas como Trema occidentalis (Ulmaceae), Zanthoxylum gilletii (Rutaceae), Vernonia conferta (Compositae), Vitex cuneata (Verbenaceae) y Alchornea cordifolia (Euphorbiaceae) (Fa, 1991: 127).

Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Copyleft copyleft Flora de Guinea Ecuatorial 2021
Licencia de Creative Commons
Universidad Complutense de Madrid